Todos en contra

Pareciera que todo el país está en contra de la Reforma Energética y que incluso las voces que no se Sevilla-Clero-sacerdotesescuchan todos los días comienzan a alzarse. Incluso quienes siempre han estado de la mano de los gobiernos ahora han brincado con el PEMEXPROA

La Iglesia Católica nos sorprende con su seminario Desde la Fe donde dedica su editorial a hablar de este tema, aquí compartimos el texto

Petróleos Mexicanos (Pemex) nació de una lucha. En 1936, los agremiados del sindicato petrolero presentaron un histórico contrato colectivo a las empresas transnacionales. Entonces vino una breve huelga que originó una controversia de salarios caídos y los tribunales favorecieron al sindicato, ordenando a los patrones el pago de sus obligaciones; los empresarios se declararon en rebeldía al no acatar los fallos judiciales y el presidente Lázaro Cárdenas ordenó la expropiación de los bienes del sector, dando acta de nacimiento a Petróleos Mexicanos.

Desde entonces, Pemex ha sufrido transformaciones, aglutinando a miles de trabajadores y concentrando el monopolio de la explotación de los hidrocarburos para generar millones de dólares que deberían invertirse en las necesidades del Estado mexicano. La empresa fue emblema intocable de la soberanía y nacionalismo, ícono de la riqueza presumida por el presidencialismo cuando afirmó que México estaba  flotando “sobre la abundancia”.

La Reforma Energética  busca fundar una empresa productiva y competitiva de cara a la apertura del sector; sin embargo, Pemex debe ser saneado para hacer posible este propósito. Así lo reconoce el dictamen sobre la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria de las Comisiones Unidas de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, cuando describe los privilegios que inflaron las deudas de la paraestatal: pensiones “más generosas” que las del IMSS y el ISSSTE, mayores obligaciones devengadas de pasivos laborales, lastres en sus finanzas. La solución –según el dictamen– es la intervención del gobierno federal, siempre y cuando el Sindicato de los Trabajadores Petroleros modifique el contrato colectivo para reducir el pasivo laboral.

Los números negativos aparecen cuando, en lugar de invertir, se gastó en prestaciones increíbles o cuando el producto de la riqueza del subsuelo, simplemente, desapareció. La carga que se pretende absorber es consecuencia, además, de las irregularidades en los sectores de Pemex y reportados por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en 2012 como fueron, por ejemplo, pagos improcedentes de contratos, pérdidas millonarias en la producción, arrendamientos sin cobrar, licitaciones directas improcedentes, la suspensión en el desarrollo de Sistemas de Recursos Humanos y de Nómina que implicaron el pago de 444.7 millones de pesos o bien la suspensión de la Sistematización del Proceso de Finanzas sin “que se hayan aprovechado los trabajos realizados” por los cuales se pagaron 176.2 millones de pesos.

Esta semana, un diario de circulación nacional hizo un ejercicio para entender el tamaño del pasivo laboral de Petróleos Mexicanos estimado en 1.2 billones de pesos. Esto equivale –calculó el diario– a 860 millones 670 mil litros de gasolina (lo que produce Pemex en tres años) o 18 mil millones de salarios mínimos (el trabajo de una persona por 49 millones de años) o 9 millones 500 mil automóviles marca Tsuru (tres veces el parque vehicular de particulares que circula en la Ciudad de México).

La Reforma Energética pretende que nuestros recursos sean mejor aprovechados, pero parecería eclipsada por el daño financiero de una empresa que ha sido botín de pocos y lastre para los contribuyentes. Que la Federación asuma parte de este financiamiento como algo sano, no justifica, de forma alguna, la opacidad, la falta de rendición de cuentas y, más grave, la corrupción porque un gremio, nacido de la lucha, abusó de sus derechos hasta comprometer el futuro de los trabajadores. El escándalo es que los contribuyentes barran la basura para justificar la excelencia de la empresa… Y por esa misma ruta camina la Comisión Federal de Electricidad.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s