Riesgos de la Reforma Energética, el quinto

Este artículo de José Antonio Rojas Nieto aborda de manera clara y concisa el problema que enfrenta electricidadel sector eléctrico, por eso lo compartimos con ustedes

Una lectura más de la Ley de la Industria Eléctrica ayuda a aclarar un poco cómo funcionará nuestra nueva industria. Pero –digámoslo– la complejidad del esquema y algunos vacíos generan dudas. Hay que advertirlo. ¡La transición puede y debe ser más lenta de lo que se cree! Y muy cuidadosa. Por el bien de la población, de los usuarios. Algunos ejemplos lo muestran: 1) Gran Bretaña, que en 1990 partió en tres su compañía estatal Central Electricity Generating Board y aún no logra tener un sendero nítido en su reorganización. Y donde la introducción de renovables y la necesidad de abatir emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) han exigido –lo hacen aún– respaldo gubernamental y apoyo de consumidores con facturas eléctricas más elevadas. Asimismo, donde una segunda partición de las compañías energéticas resultantes de la primera, no ha dado los resultados esperados.

Por eso, se impulsa ya una nueva restructuración del entorno energético británico; 2) España donde no ha concluido una transformación que comenzó en 1997 y que ha mostrado signos de empresas dominantes que no alientan la competencia pregonada. Con diversas políticas –incluidas las impostergables de introducción de renovables y de abatimiento de emisiones– condujeron a una deuda de casi 30 mil millones de euros a finales del 2013, y que sólo con sobrecarga de impuestos en las tarifas se irá pagando; 3) Alemania, donde la reorganización eléctrica –en general energética– no ha logrado sus cometidos. Por ello también se impulsa una nueva reforma. ¿Qué está en juego, entonces, con nuevas formas de organización de una industria tradicionalmente integrada y concebida como un servicio público asimismo integral? La de México, sin duda, cuyo futuro es complejo.

Se trata de recrear a la industria eléctrica. Sí, la determinada por siete actividades primordiales orientadas –en principio y de una nueva manera, distinta a la tradicional– a satisfacer los requerimientos de electricidad: 1) generación y, de alguna forma, transformación inicial a partir de las diversas centrales eléctricas que tienen permiso y contratos de interconexión y que compiten entre sí, para lograr su entrega –adecuada– a las redes nacionales de transmisión; 2) transporte o transmisión, justamente en estas redes nacionales de transmisión, gestionadas y operadas por la empresas productivas del Estado, subsidiarias de la Comisión Federal de Electricidad (CFE); 3) distribución, que supone –de nuevo– su transformación para lograr recibirla –también de forma adecuada– en las redes nacionales de distribución, asimismo gestionadas y operadas por las empresas subsidiarias de CFE, y canalizarla hacia todos y cada uno de los centros de carga con contrato de conexión; 4) comercialización de electricidad y productos asociados en un entorno de competencia, para el suministro de usuarios finales (recordemos, para la ley hay comercializadores que no son suministradores); 5) planeación del sistema eléctrico nacional, que en adelante realizará la Secretaría de Energía (Sener), ya no la CFE; 6) control de este mismo Sistema, a cargo del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), ya constituido como organismo público descentralizado, desprendido de CFE ; 7) finalmente, operación del mercado eléctrico mayorista, que también –y a diferencia de otros casos– estará a cargo del Cenace, y que representa una de las novedades más complejas de la nueva organización. Asimismo y legalmente el nuevo sistema eléctrico nacional (SEN) se conforma por cinco elementos; 1) red nacional de transmisión; 2) redes generales de distribución; 3) centrales eléctricas que entregan energía a la red nacional de transmisión o a las redes generales de distribución; 4) equipos e instalaciones del Cenace, utilizados para llevar a cabo el control operativo del SEN; 5) demás elementos que determine la Sener. Además –y también legalmente– se entiende por control operativo del sistema eléctrico nacional la emisión de instrucciones relativas a la asignación y despacho de las centrales eléctricas, y de la llamada demanda controlable, que ofrecerán reducir algunos usuarios en algunos momentos, para satisfacer la demanda de electricidad, horaria por ejemplo. Pero también las instrucciones relativas a la operación de la red nacional de transmisión y de las redes generales de distribución que corresponden al mercado mayorista. Es indudable, esta nueva organización de lo eléctrico es muy compleja. Exige una atención muy comprometida y una actuación muy honesta de todos los participantes. En otras experiencias internacionales esto no ha sido tan claro. También exige una actuación muy oportuna y acertada del renovado órgano supervisor, la Comisión Reguladora de Energía (CRE). Y, sin duda, de la Sener, cuyas responsabilidades se han incrementado no sólo en número sino en importancia. Finalmente –acaso como nunca– una supervisión muy comprometida de la sociedad civil. A través de consumidores y sus organizaciones. De organizaciones sociales. De académicos y centros de investigación. Es necesario ir pulsando y evaluando los resultados de una compleja reforma. Debe ser observada con atención para que lo más importante resulte: un suministro eléctrico seguro, confiable, limpio, con abatimiento de emisiones de GEI y al menor costo posible. Y para eso –en este nuevo esquema– lo más riesgoso sería actuar de prisa. Hay urgencia. Pero no debe haber prisas. Mucho menos políticas. Las experiencias internacionales lo muestran. Nítidamente. ¡Hagamos honor a quienes han entregado su vida para levantar un servicio público de electricidad que tuvo y tiene muchos puntos a favor! Al menos desde 1937. La respuesta al ciclón Odileen Baja California Sur lo muestra. De veras.

NB: Desde hace muchos años guardo una profunda admiración por los compañeros y compañeras que en el año 1977 formaron el prestigiado Grupo de Estudios Ambientales AC (GEA). Dos se nos han ido. Una –admirable– hace varios años (Jasmín Aguilar). Y otra –queridísima– apenas el pasado fin de semana (Cati IIlsley). Siempre ellas en mi memoria y en mi corazón. Y también los que les sobreviven en ese encomiable trabajo de GEA. Dicho en sus propias palabras: se trata de organizarnos y luchar juntos para mejorar la vida. Abrazo solidario. Diría Cati, ¡Un mezcal en su honor!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s