El indudable fracaso de la reforma energética 4ta parte

Por el Ingeniero Heberto Barrios

“En este movimiento (por Ayotzinapa) he aprendido que el gobierno ha  perdido la vergüenza y nosotros hemos perdido el miedo”. Padre Alejandro Solalinde

La ecuación de la reforma energética

Hasta ahora la ecuación que puede definir la llamada reforma energética, como hemos intentado demostrar en nuestros artículos y sin temor a equivocarnos, aunque el modelo completo se podrá elaborar hasta que se aplique en su totalidad (si es que llegara a aplicarse), sería:

RE= PIN+DPF+DPEM+CC+PSN+PSPTRU

Donde PIN= Pérdida del Ingreso Nacional, DPF= Disminución del Presupuesto Federal, DPEM= Disminución del Presupuesto de Estados y Municipios, CC= COMBUSTIBLES CAROS, PSN= Pérdidareforma-energetica(2) de Soberanía Nacional y PSPTRU= Pérdida de Seguridad en la Propiedad de Terrenos Rurales y Urbanos.

Como puede deducirse, ningún país puede ser exitoso, menos competitivo y al menos sobrevivir con esta mezcla explosiva de pasivos y fracasos.

Si al menos las economías de EUA y Europa, han mostrado signos de recuperación es porque la energía barata, por la caída de los precios del petróleo sobre todo a partir de noviembre de 2014, ha potencializado su sector manufacturero y a la Economía en general (ver “Economist Intelligence Unit. EU rebasará al mundo en 2015”. La Jornada 27ene15); esto ha balanceado la cuenta corriente de algunos países, sobre todo los no exportadores de crudo, ya que en el caso de los exportadores de petróleo, donde es más significativa la exportación del crudo en comparación con el PIB; como son los casos más notables de Colombia y México el desbalance ha crecido notablemente (ver gráficas en “Oil versus the current account: have investors go it wrong?”. Hugo Cox. Financial Times. www.blogs.ft.com. 28jan2015).

El peor de los mundos posibles

En el caso de México, muy lamentablemente, estamos en el peor de los mundos, ya que los ingresos por el petróleo se han caído notablemente desde octubre de 2014 y la tendencia a la caída es mayor aún en 2015, pero sin aprovechar las grandes ventajas al impulso manufacturero y de los servicios  que implica el tener combustibles baratos (gasolinas, Diesel, gas LP, gas natural y turbosina), cosa que ya hasta las “calificadoras” extranjeras han criticado (ver “Critica Moody´s los precios rígidos de gasolinas en México”. R. Glez. Amador. La Jornada/ultimas. 29ene2015), recordemos que en el 1er. Minuto de enero de este año, Hacienda aplicó un gasolinazo más (el número 26 del sexenio), esto implica disminuir  el consumo y la inversión, en una economía ya de por sí muy castigada por la reforma fiscal del 2013.        

Por todo esto, es muy desafortunada la declaración del Secretario de Energía ante la prensa nacional al decir: “Se requiere más, no menos reforma, por la caída de los petroprecios”.

Aunque es muy afortunado para la vida humana, que el Sr. Secretario, no sea médico, ya que el equivalente de su declaración en términos clínicos sería: hay que seguir dando la misma medicina al moribundo, no le hace que le caiga mal y lo intoxique, hasta que se muera.

Es claro, que la medicina que requiere la economía nacional es nueva y diferente, basada en la ampliación del mercado interno, para lo cual se necesitan menos impuestos y claro precios más baratos de los combustibles, así como dejar de depender de los ingresos por exportación de materias primas sin procesar como el petróleo crudo.

Otras opiniones       

Es muy significativo para nosotros,  que recientemente se hayan publicado  alguno artículos que coinciden en nuestra línea de análisis, es el caso de: “El impacto petrolero ya es fuerte” del Dr. Rogelio Ramírez de la O (El Universal.28ene2015) y “El casino secreto de las coberturas del Banco de México y la Sria. de Hacienda” del Dr. Alfredo Jalife-Rahme (La Jornada. 28ene2015), que coinciden aunque de manera más rica con nuestros análisis en cuanto a la baja de ingresos,  el impacto presupuestal, así como la desinformación, la incertidumbre y el manejo discrecional de las llamadas “coberturas petroleras” o coberturas financieras que a final de cuentas significan un manejo especulativo y que su adquisición en 2014, fortaleció (al reconocer prematuramente la disminución de los precios) la tendencia a la baja del precio del petróleo en 2015.

¿Será que los funcionarios del gobierno al imponer a través del Congreso la llamada reforma energética, aunque con la opinión pública en contra,  no veían venir la crisis de los precios al fijar en 79 dls./barril el precio del crudo para el presupuesto de 2015? La evidencia  es que sí,  pues aceptaron bajar el precio en 2 momentos; recordemos que la iniciativa presidencial lo consideraba en 82 dls/barril, la Cámara de Diputados lo bajo a 81 dls./barril y el Senado lo fijo en 79 dls./barril.

Sin embargo el factor ineptitud entra al evidenciarse que no se imaginaron lo grave que venía la crisis, aunque en las intervenciones de algunos senadores de oposición se dijo que el 79 dls./barril era un precio muy alto para justificar un presupuesto muy alto en año electoral. En síntesis, hubo una mezcla de premeditación al fijar un precio tan alto a los ingresos por crudo en el 2015  (año electoral) e ineptitud al no avizorarse la magnitud de la crisis.

Otros artículos que nos han dado la razón, en el asunto de la sumisión del Congreso al aprobar la llamada reforma energética y la inseguridad, viene de voces del mismo sistema y que en su momento apoyaron esta “reforma”, como: “Vivir sin oposición” (Denise Maerker. El Universal. 27ene2015) donde se plantea que “desde que se conoció el Pacto (por México, Pri, Pan, Prd), sus críticos advirtieron que se corría el riesgo de que esa alianza debilitara la necesaria función de contrapeso que le toca jugar a toda oposición…, sin embargo 2 años después, la respuesta no es evidente. Porque ya nadie está jugando el rol de contrapeso”, es decir, el antiguo régimen autoritario prisita está en camino a su restauración. Sin embargo ignora el papel de oposición y resistencia que ha jugado el PT en el Senado y la CD, ante las llamadas reformas estructurales.

Las casas y el lame duck” (C. Loret de Mola. El Universal. 27ene2015), al referirse al escándalo de las casas de los funcionarios de EPN, plantea que “la sociedad exige que este tipo de cosas -amparadas o no en la ley- ya no sucedan… y que quizá con un acto político audaz el gobierno pueda sacudirse la pérdida de confianza. Un Congreso que cuestione. Un Ejecutivo que debata”. Con estas opiniones es clara su aceptación a la ausencia de pesos y contrapeso así como de democracia en el sistema político mexicano.

“Proyecto para construir una comunidad norteamericana” (Simón Vargas Aguilar. La Jornada. 28 ene2015), en el tema de la seguridad, que hemos dicho que era una condición sine qua non para pensar en una reforma energética y no a posteriori como se quiere hacer, concluye que: “Con la finalidad de que México pueda aprovechar la oportunidad de inversión energética…es responsabilidad del gobierno dar garantías de seguridad para que ello suceda”. Lo mismo podemos decir de la lucha contra la corrupción que hasta el momento ha sido eludida.

Conclusiones

Ya es un hecho reconocido el grave impacto que tendrán el ingreso nacional y el presupuesto por la baja en la producción de crudo, así como por el precio en el mercado internacional (al momento de escribir este artículo, el precio de la mezcla mexicana estaba más de 40 dls./barril por debajo del precio fijado en el presupuesto de 2015, diferencia mayor al 50%) y el gobierno ha anunciado un recorte al gasto (y presupuesto) a nivel nacional, principalmente en Pemex y CFE (ver Alista el gobierno recorte al gasto. El Financiero. 29ene2015).

La pregunta es: ¿Dónde quedaron las promesas de mejora el ingreso nacional, de incrementar el presupuesto, de mayor producción de gas y crudo, de la autonomía presupuesta de Pemex y CFE, de las manos fuera de Hacienda en el sector energético?

Como vemos, quedan en el vacío, como diría un promotor de las reformas estructurales y que ahora reprocha al gobierno el “desaprovecharlas”, el Sr. Luis Rubio “nos prometieron hasta el Nirvana”.

En realidad tal Nirvana no es más que menores oportunidades de desarrollo para la Nación y entrega de nuestros recursos naturales a cambio de espejismos al extranjero: por lo menos nuestros antepasados, según algunos historiadores, cambiaban oro por espejos, con la llamada reforma energética cambiamos petróleo por espejismos, cada vez más difuminados y crueles espejismos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s