El indudable fracaso de la Reforma Energética 5ta parte

Los ganadores de la reforma energética

“Las empresas energéticas foráneas no habrían presionado al gobierno con esta reforma si no se tratara de un negocio profundamente rentable…La pérdida de capacidad financiera de Pemex se explica, tal como ya ha quedado comentado, por su gran contribución al fisco mexicano y por la deliberada limitación de su capacidad, decidida desde los años ochenta del siglo pasado”

                                                                                                        Dr. Jaime Cárdenas

Por el Ingeniero Heberto Barrios  

El recorte presupuestal

La frase anterior describe con exactitud la situación actual por la que vive nuestra industria petrolera, ya que decíamos en la parte IV de este análisis que se había anunciado ya un probable recorte MGZ REFORMA ENERGÉTICA 001 ALLpresupuestal para inicios de este año y que éste sin duda sería una realidad, por las expectativas y cifras fantasiosamente tan altas con que se habían aprobado las variables macroeconómicas del presupuesto de la federación para el 2015, sobre todo en lo referente al precio del petróleo y el crecimiento del PIB.

El titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), anunció el viernes 30 de enero (¡un día antes al primer puente oficial del año!) un recorte de 124 mil 300 millones de pesos al gasto público en 2015 (al que curiosamente llamó “preventivo”), que representan alrededor de 0.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y que sigue la meta de crecimiento entre 3- 4% del PIB.

A Petróleos Mexicanos (Pemex) se le restarán 62 mil millones de pesos, a la Comisión Federal de Electricidad 10 mil millones. En el caso de las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, el ajuste asciende a 52.3 mil millones de pesos, de los cuales el 65 por ciento se aplicará al gasto corriente y el restante, 35 por ciento, en el gasto de inversión.

Adicionalmente, serán reducidas las metas de incorporación de nuevos beneficiarios a los programas de pensiones para adultos mayores, esto en clara violación a la LEY FEDERAL DE PRESUPUESTO Y RESPONSABILIDAD HACENDARIA (Art. 21 fracción III. “En caso de que los ajustes anteriores no sean factibles o suficientes para compensar la disminución de ingresos, podrán realizarse ajustes en otros conceptos de gasto siempre y cuando se procure no afectar los programas sociales”). Con ello se están afectando claramente programas sociales.

Con esta medida se pretende hacer frente, se dijo,  al complejo entorno económico internacional, debido a la drástica caída en el precio del petróleo, la volatilidad financiera por el inminente incremento en las tasas de interés en Estados Unidos y la desaceleración de la economía global.

Realmente no habría necesidad de tal recorte si se hubiera hecho caso de las voces críticas en el Congreso y en la sociedad, de que el monto del presupuesto para el 2015 era poco objetivo, ya que el entorno internacional nos daba un panorama en sentido contrario de las irrealmente optimistas premisas de los ingresos.

También anunció que el presupuesto de egresos de la Federación para 2016 se hará con un esquema de presupuesto cero y sobre la base de privilegiar proyectos y programas de mayor beneficio para la población. El análisis que se haga, dijo, permitirá utilizar el gasto para coadyuvar a los cambios estructurales y detonar el potencial productivo del país. En este proceso de reingeniería presupuestal, el gobierno federal será asesorado por el Banco Mundial (ver: http://www.jornada.unam.mx/2015/01/31/politica/002n1pol#sthash.19OGrGay.dpuf), así como la investigación de la “Casa Blanca”, se hará con asesoría de la OCDE, es decir el propio gobierno provocando la intromisión en asuntos de soberanía nacional por parte de organismos internacionales de dudosa reputación (la troika FMI, BM y OCDE).

El discurso no es nuevo y los supuestos motivos son los de siempre, no se reconocen los errores internos, solo se echa la culpa al “dañino” entorno mundial. “Otra vez se está cargando el costo del ajuste a la economía interna a la población trabajadora y en general a todos los consumidores. El gobierno, en época de bonanzas, no reacomodó la estructura fiscal para evitar esta clase de afectaciones” (señaló la Dra. Violeta Rodríguez del Villar, investigadora de la UNAM).

Discurso similar  (sin recorte, de por medio) pronunció el secretario de Hacienda al inicio de 2013 y de 2014, no sin antes prometer un futuro promisorio para los mexicanos. Los resultados concretos son conocidos y padecidos por todos, es decir, el menor crecimiento en treinta años. Y la cereza es el recorte presupuestal, el cual, según el ministro no altera la estimación oficial, ¡de manera increíble!,  para el crecimiento económico en 2015, (ver: La Jornada. http://www.jornada.unam.mx/2015/01/31/opinion/024o1eco#sthash.ovzNNKrn.dpuf).

Si analizamos un poco, nos podemos dar cuenta que a Pemex ¡se le carga casi la mitad! del recorte (49.87%) y al resto de la administración pública federal un 42% y a CFE un 8%, tanto en gasto corriente como en inversión, a pesar de antiguas promesas en contario de la SHCP, ahora cumple el papel de “factor de ajuste” presupuestal.

“Llegó la hora de que Hacienda saque las manos de Pemex y CFE, dijo contundentemente el responsable de las finanzas públicas, Luis Videgaray” (ver Milenio. “Manos fuera de Pemex y CFE”. Marco A. Mares. 1º mayo2014). Lo declarado fue en pleno proceso aprobación de las leyes secundarias de la RE.

Supuestamente la “competitividad” de Pemex y CFE a través de su autonomía y de gestión serían las bases argumentales de la “Reforma Energética”, bases que ahora se desmoronan, ya que a Pemex en unos cuantos días ya se le han extraído 112 mil millones de pesos (50 mil millones por aprovechamientos a fines de diciembre de 2014 y los 62 mil millones actuales), por lo que en este aspecto presupuestal la llamada reforma energética y la autonomía de gestión y empresarial de Pemex y CFE han sido un rotundo fracaso, una promesa incumplida más.

¿Qué sigue?

Sin duda dada le debilidad de la economía mexicana, golpeada en sus ingresos por la baja de la producción de petróleo (pese a la llamada “salvadora” RE), la baja pronunciada del precio respecto al presupuesto de 2015 y el no aprovecharse internamente las ventajas de estos precios bajos para bajar los de los combustibles y así relanzar la manufactura, el que las coberturas financieras solo cubren una parte de los ingresos esperados (por volumen y precios menores, a pesar de las declaraciones de Hacienda) sin duda significará que existan más recortes presupuestales en el año además de éste (atípico “preventivo), ya que éstas serían las  razones (solo baste hacer sencillas cuentas) de este primer recorte y todo indica, que la mayor parte del 2015, estas condiciones seguirán impactando a nuestra economía, además que los límites de endeudamiento ya son bastante inaceptables, con un aumento de 30% en los 2 últimos años (ver: “Piden al gobierno federal explique cómo cubrirá déficit de ingresos por baja de precios del crudo”. Sol de México. 5feb2015).

Por otro lado, este recorte presupuestal implica un claro debilitamiento de los programas de Pemex y de CFE, al significar casi el 60% del recorte total (sin que hasta ahora se hayan levantado voces en contra) y ante las infortunadas declaraciones de los funcionarios de Sener de que ante el recorte “se necesitan más farm outs y no menos farm outs”, término que ellos utilizan para designar las asociaciones de Pemex con empresas extranjeras post reforma (también conocida como la ronda 0.5), la pregunta obligada es: ¿es un recorte presupuestal planeado para seguir disminuyendo a la ya exigua Ronda Cero de Pemex y ocultar así el fracaso ya previsto de la llamada Ronda 1?

La producción de crudo en 2014

Ya que disponemos de las estadísticas completas del 2014, que Pemex acaba de editar en su página (www.pemex.com), no queríamos terminar este artículo sin hacer un breve comentario, mismo que ampliaremos en la parte VI de este análisis.

Pemex produjo 2 millones 429 mil barriles diarios (BD) en promedio del 2014, es decir un 4% menos que en 2013, lo que implica un volumen cerca de 33 millones de barriles menor, o un decremento del 5% respecto a 2012, es decir la producción ha bajado un 5% en los años del sexenio, con lo que se demuestra que no son  los cambios legales y en “papeles” los que van a revertir esta tendencia, lo que se necesita es mayor apoyo técnico, más presupuesto, así como otras acciones ejecutivas patrióticas, que permitan la recomposición, no el debilitamiento de Pemex, ya que se está perdiendo parte importante de la renta petrolera.

Por cierto, Pemex produjo en promedio 300 mil BD de crudo superligero y exportó 94 mil BD en 2014, ¿es innecesaria o no la importación de 100 mil BD de este crudo?

Concluiremos este análisis con estas adecuadas palabras: “La reforma tendrá consecuencias fiscales negativas para los mexicanos porque aumentarán los impuestos y el endeudamiento público. El Ejecutivo Federal incrementará sus competencias en la materia en detrimento de los otros poderes públicos, de Pemex y de la CFE y de la sociedad. Sostenemos que la reforma constitucional energética de 2013 pudo imponerse por la ausencia de respeto al derecho a la información- se impuso a través de actos de propaganda” (Ver: “Crítica a la reforma constitucional energética de 2013”. Jaime Cárdenas Gracia. IIJ UNAM. Libro de reciente edición).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s